Sobre Lurra

De dónde venimos y a dónde vamos

DEL LLAMAMIENTO LURRA

El Llamamiento Lurra nació en 2000 como espacio de encuentro entre diferentes colectivos. Cien personas de todo Euskal Herria suscribimos un manifiesto,“Llamamiento para defender la casa de nuestra madre”, donde demandábamos de las instituciones una moratoria en la ejecución de un modelo de desarrollo insostenible, que amenaza con convertir la milenaria Euskal Herria, en Euskal Hiria, un territorio sin señas de identidad donde nuestro ser como pueblo se sacrifica en el altar de los intereses del capital especulativo.

Con motivo de la Cumbre de la Tierra de la ONU en Johannesburgo en 2002 impulsamos el Diálogo por la Tierra, un documento suscrito por medio centenar de organizaciones sociales y sindicales donde se proponían las bases para un modelo de desarrollo alternativo en Euskal Herria.

Con motivo de la celebración del Día de la Tierra 2006 y en forma de balance, otras 100 personas suscribimos en Lekeitio el Manifiesto de la isla de Garraitz, en él pedíamos abrir un gran debate social y recibimos imposición, buscamos articular instrumentos reales de participación y se invirtió en marketing verde, nuestros dedos señalaban la luna… y ellos miraron al dedo.

Pero no nos quedamos quietos, en los sucesivos Días de la Tierra que hemos celebrado estos 10 largos, duros y esperemos que fructíferos años, hemos buscado articular debates y espacios de encuentro sobre el urbanismo salvaje, el dualismo social o la defensa del mundo rural en Kanpezu, Bakio, Etxarri, Otxandio, Lekeitio, Zornotza, Murgia, Barakaldo, Oiartzun o Altsasu. Fruto de estos debates nace la propuesta de crear una red en defensa de la tierra.

A LURRA SAREA

Buscamos articular una red en defensa de la tierra, que como las hojas de una eguzkilore tenga muchos nudos de telaraña, tan flexible como fuerte, tan arraigada como sorprendente, horizontal y participativa, plural y efectiva, una labor de costurera no de arquitecto que vaya tejiendo una bandera con los mil colores de nuestro arco iris colectivo.

Lurra Sarea es una invitación a compartir el camino, no un proyecto cerrado y finalizado, sino un punto de partida al que irán dando forma quienes decidan participar de esta iniciativa, que busca configurar esa extensa red colectiva, diversa, descentralizada y voluntaria que se ha ido tejiendo en el movimiento popular durante años.

Esta iniciativa es fruto de un proceso de reflexión, que busca también provocar un debate sobre la forma de organizarnos, de comunicarnos, de movilizarnos. Creemos en la necesidad de crear nuevos instrumentos para generar las condiciones sociales que hagan posible la recuperación del ecosistema, que posibiliten liberar energías creativas para hacer posible lo necesario, un nuevo contrato social en base a un modelo de desarrollo democrático para Euskal Herria.

Una mano abierta que busca la tuya, abrazar un sueño para crear un nudo, multiplicar manos, sueños y nudos en una gran red, hacernos uno con la naturaleza y defenderla.